Y Él sonrió.




El árbol viejo abrazaba el tiempo y el espacio, contemplaba el ahora desde la eternidad, acariciaba el cielo desde el oscuro escondite de sus raíces, desafiando al peso y al tiempo. Llegaste a adorarlo y abriste el ojo de tu alma. Y él sonrió.

Juan Goñi

1 comentarios:

Publicar un comentario