Tropecé con el otoño...

Nadando en las honduras del otoño, 
frente a ese haya a la que tanto amo. 
Por mi amigo Felipe Noguera.


Y mañana empieza el otoño. Así de sencillo. Y otra vez me pilla despreocupado, pensando en mis cosas, enamorado como un niño de la Vida y sus sorpresas. El sol se deja vencer poco a poco por la noche de secretos y pájaros dormidos. Las hojas se preparan para su viaje a la eternidad del olvido. Dejan el color en las ramas y se marchitan como pétalos muertos en la flor de la certeza: Todos venimos para irnos.

El cielo se llena de alas viajeras y el suelo de hongos de cuento. El horizonte se pinta con los mejores ocasos del año y la Madre Tierra se abre en canal para recibir el generoso esperma del bosque: Bellotas y hayucos, nueces, manzanas, avellanas y castañas. Algunos árboles y arbustos prefieren alimentar a las aves para que ellas transporten su simiente lejos, muy lejos: higos, uvas, arándanos, frambuesas, moras, acebos, majuelas: ¡Muchos son los árboles que vuelan antes de nacer!

Porque ahora, en el otoño, la vida retoña y todo vuelve a comenzar. La vida sabe volver a empezar. La vida no es más que la renovación permanente. La Natura pare millones de experimentos por segundo. Ahora dota de un seductor aroma a las flores. Ahora enseña a volar a las aves. Ahora colma de color las alas de las mariposas. Ahora concede sensibilidad a sus hijos humanos… Una de sus más fascinantes ocurrencias es la del otoño. Ese recomenzar, ese renovarse desde el principio es la más delicada cordura; es la ingeniosa manera que tiene el Mundo de hacerse eterno.

También el amor es un invento de la Natura en su afán de persistir. El amor incumbe a la práctica totalidad de los seres vivos superiores, porque la vida eligió hace millones de años la cooperación en la reproducción. Pese a que en un principio parece más práctica la reproducción asexual, los billones de pruebas y errores que la Natura ha realizado a lo largo de los últimos 3.500 millones de años demuestran que la colaboración en la reproducción aporta muchas más ventajas que perjuicios.

Hace un millón de años, dos seres vivos dotados de sensibilidad se miran a los ojos mientras copulan: dos seres vivos dotados de empatía, de solidaridad mutua. Dos seres vivos que cooperarán decididamente en procurar la supervivencia de sus genes, y por lo tanto de su descendencia. Quizá en ese acto de entrega mutua la Naturaleza inventó el amor. Porque, no lo dudes, el amor es un invento de la Vida. Como el otoño.

Hoy tropiezo con el otoño enamorado que me enamora. Me lo encuentro tras la esquina de estos soleados días disfrazados de agosto. Tropiezo con él esta mañana cuando, en la lejanía, el bosque me llama a gritos dorados y rojos. Y entonces dejo razones, lógicas y enjundias en el ropero y me lanzo desguarnecido al amor de sus sabios consejos. Y mientras me acuna me acuerdo de ti, hoy tan cerca… tan cerca del mar, tan lejos de mi.

PD: Nace la Primavera al otro lado del planeta. Si fuera pájaro me iría con ustedes, amigos míos del otro lado. ¡Feliz Primavera, Sur del Mundo!

Juan Goñi

Con Erandio Bidaiak...


 Bardenas Reales de Navarra

Las viejas y ajadas Bardenas Reales, tesoro sin par entre estepas, sisallos y espartales, raudal de biodiversidad, remolinos de belleza emocionada en el mayor desierto de Europa. Las umbrías boscosas de Bertiz, eterno universo verde de musgo suave y de haya brava y montaraz. La inacabable Selva de Irati entre Orhi y Ortzainzurieta, la más extensa masa boscosa que conozco, con más de 17.000 hectáreas de salvaje arboleda repartida entre Aezkoa, Salazar, Benafarroa y Xiberua. Urederra, el agua hermosa que brota a borbotones de Ubaba y se derrama azul y turquesa por las tierras de la Améscoa Baja - Ameskoabarrena. El Valle de Larraun, asentado en las faldas de Aralar, verde cuna de abismos y llanuras. San Miguel de Aralar, el Ángel Patrón de las Montañas de Euskal Herria, Teodosio de Goñi perdido para siempre en sus honduras. Zugarramurdi, brujas y magia, cuevas hechizadas en la historia interminable de un Pueblo que se resiste a morir. Olite, Elizondo, Ochagavía, Estella, lugares preñados de Historia que engalanan de hermosura a Pamplona, la anciana y venerable Iruña, la ciudad de Pompaelo, la de los viejos Burgos, capital que siempre fue de nuestro Viejo Reyno de Navarra.

Todo esto y mucho más, encadenado como nuestro escudo, engalanado con la joya de nuestra gastronomía, la de siempre, la de verdad.

Todo esto y mucho más es lo que me dispongo a enseñar a partir del domingo a mis amigos de Erandio Bidaiak. Una semana para mostrar un pedacico de este crisol de bellezas hermanadas, de este continente pequeñico y resultón, de esta tierra que te abraza. Una semanica que se nos hará corta... porque grande es el corazón de mi patria, ese en el que cabemos tod@s, ese corazón noble y diverso, ese corazón que ansía meterse para siempre en tu recuerdo.

Enseñar Navarra... ¡qué bendito orgullo!
Amo esta Tierra.
Así me lo enseñó mi madre.

Ongi etorri Nafarroara
Ongi etorriak zure amatxoren etxe zaharrera.


Erandio Bidaiak y Navarra al Natural
Colaborando lo hacemos mejor.

Que no me busquen en otro lado.


  Quinto Real - Kintoa. Por Juan Lameirinhas.

¿Dónde, cuándo y cómo empezamos a amargarnos la vida? Es difícil no preguntárselo cuando uno regresa tras un vagabundeo por el bosque profundo. ¿Cuándo y porqué dejamos que el odio se adueñara de tantos corazones? ¿Cómo consiguió la avaricia hacerse tan grande a la sombra de una sociedad descompuesta?

Cada vez me siento más lejos, más excluido de la sociedad que me rodea. Más ajeno a lo que se supone “importante”, más exótico en las calles llenas de anuncios, más rechazado en los domingos de delirio y fútbol, más retirado del capitalismo y sus animosos cabecillas. Veo a la gente, a mi gente, que se separa cada vez más de la costa de la cordura, embarcados en un navío sin futuro, sin gobierno y sin destino sino es el naufragio entre un océano de plásticos usados. Y mientras navegan hacia el desastre, algunos bailan en la cubierta, otros mendigan lo sobrante y otros, ocultos en las bodegas, maquinan complots y traman ocultas artimañas para despojar al resto de lo poco que aún les queda. Y el timón esta desierto.

Aún encuentro silencio en el bosque, aun cordura y sabiduría. Aún hay sosiego emboscado y magia entre las ramas. Todavía se encuentra belleza a manos llenas, música sincera, olores veraces, miradas espontáneas de franca admiración, gestos de bonanza, sanos instintos, porvenires incólumes….

No sabes, mi amigo, cuanto cura estar una mañana entera sin que alguien quiera venderte algo: un seguro, un jamón, un coche, una novia, un futuro…

Porque no hay futuro alejado de mis verdes arboledas. No hay destino fuera de la sincera amistad del bosque. No hay porvenir sino comienza en el reencuentro con los ritmos que la Natura marca. No hay mañana que no emane de las libres inmensidades silenciosas, limpias, verdes, siempre pacíficas y salubres, siempre serenas y benéficas: las espesuras, las enramadas, las selvas y frondas. Ellas son mi casa y mi patria, mi presente y mi futuro, mi idioma, mi bandera y mi sangre.

Cada día más emboscado, oculto del mercader y del prepotente, del político salvapatrias, del mendaz sacerdote, del vendedor de seguros y del pútrido banquero. Desertando del coronel y del soldado, huyendo del fétido abanderado de la avaricia, del sucio servidor de cualquier patria que no sea la mía: mis limpios bosques verdes. Para siempre.

Que no me busquen en otro lado. Solo en mi patria: la suela de mis botas en el sendero, mientras me mantenga en pie.

Juan Goñi