Leurtza, crepúsculo, 22 de julio.


Leurtza está desierto, clamo, quieto, sosegante. Silencio absoluto, a veces roto por el lejano cencerro de una vaca, o el relincho de un caballo. Más cerca se escucha entre las ramas de espino el reclamo de un carbonero palustre. El prado cercano, blanco de manzanillas, llena el aire con su aroma relajante y delicado.

La superficie del lago, lisa como un espejo, a veces se riza por la suave brisa, y deja de reflejar el verde del hayedo para brillar con un sinfín de rayos del sol en su crepúsculo. Un poco más allá se escucha el silbido de un milano. Me tiendo sobre el pasto, y me quedo quieto, como el paisaje. Las nubes blancas desfilan raudas por el cielo azul, abriendo y cerrando el paso a la luz de un sol mortecino. Un petirrojo se posa muy cerca. Nervioso, busca entre la hierba algún insecto que le sirva de cena. Con su típico desparpajo, se posa en una piedra cercana y me mira, como interrogándome. Cierro los ojos y me concentro en el olor a manzanillas, en la suave caricia de la brisa y de la tenue luz del sol, en los cantos de las aves que juegan en el acebo cercano, en el murmullo de las hayas y de los riachuelos.

Permanezco largo rato en este estado, sin hacer nada, sin pensar en nada, rechazando la intromisión de pensamientos e ideas que me distraigan. Solo quiero sentir. Para eso vine aquí. Para no hacer nada, solo sentir. No vine a recoger nada, no vine a llevarme nada, no vine buscando nada. Escucho la estridente protesta de un arrendajo y el graznido de una garza. Un poco más cerca, un herrerillo y una familia de trepadores. Allí a lo lejos, entre las hayas, un cárabo anuncia la proximidad de la noche. La brisa se enfría por momentos. Un escalofrío recorre mi cuerpo. Abro los ojos.

El sol se escondió ya tras las hayas. Leurtza se apresura, la noche ya está aquí. Despacio, con el sosiego contagiado por el paisaje, me escabullo silencioso de este lugar. Si la Felicidad no estuvo este atardecer aquí, desde luego, no estuvo muy lejos.

Juan Goñi


Volver a la Bitácora

3 comentarios:

Publicar un comentario