Hoy dimito.

Hoy he decidido presentar mi dimisión.
Dimito como “consumidor”, exijo que me dejen de llamar así de ahora en adelante. Considero un grave insulto que se me valore en tanto y cuanto consuma. Consumir es malgastar; gastar a manos llenas mis recursos y los del planeta en pos de la continuidad de un sistema acabado. Consumir como ustedes quieren que consuma es malgastar mi tiempo y maltratar mi Tierra. Consumir es llenar sus deleznables bolsillos podridos de dinero. Consumir es contribuir a sostener este estado de cosas, vomitivo e infecto, que nos hace creer que somos lo que tenemos. Consumir es ahondar en las diferencias, es alentar este estado de cosas en el que treinta y cinco mil personas mueren cada día por causa de la desnutrición o del consumo de agua en mal estado. Consumir es estimular guerras y genocidios. Consumir es echar gasolina a esta máquina enloquecida que no sabe a dónde va, ni para qué va, ni cómo va, a esta máquina que no está provista de freno de emergencia ni de paracaídas, a esta máquina desalmada que pasa por encima de pueblos y culturas, de paisajes y de diversidades, de bosques y de mares, de aguazales y de desiertos, de Hombres y Mujeres, pulverizándolo todo en el almirez de la desidia de una sociedad enferma. Váyanse a la mierda con sus “semanas fantásticas” y con sus ofertas de 3x2. Ojala se trague la tierra su primavera de mentira, su Día de la Madre y su San Valentín. Métanse por donde les quepa su tarjeta de cliente, su colección primavera-verano, y su viaje “todo incluido” al Caribe. Yo ya no trago.
Hoy dimito. Nunca más.

Juan Goñi

1 comentarios:

Publicar un comentario