¿Qué pasa con el clima? ¿Un año sin verano?

Hace unos pocos días saltó la noticia a las primeras planas de los periódicos: MétéoFrance y MetOffice, prestigiosos servicios meteorológicos franceses precisaban que tenemos un 75% de posibilidades de estar ante un año sin verano. En este país la mayoría de las informaciones ridiculizaban estas predicciones y aseguraban que no había ninguna base científica para afirmar esto. Pero entonces, ¿de dónde se sacaban los expertos franceses semejante afirmación?

Desde hace ya muchos años conocemos la existencia de unas fuertes corrientes de aire muy rápidas y relativamente estrechas. Se denominan “corrientes en chorro”, “jet stream” en inglés. Una de las principales corrientes de chorro que se dan en nuestro planeta es la corriente en chorro polar. Este gran “río de aire” surca los cielos a una altura de entre 7 y 12 km. de altura, recorre el Atlántico Norte y tiene “meandros” que bajan bastante en la latitud, llegando a veces a nuestros cielos. 

video
Corriente en chorro, "jet stream".
Fuente: Wikipedia.

Estas corrientes en chorro se forman por la diferencia térmica entre los polos y el ecuador. A más diferencia térmica, más velocidad en la “jet stream” y menos “meandros”. 

Sabemos desde hace tiempo que el calentamiento global está afectando sobre todo a los polos. Es necesaria mucha energía en forma de calor para evaporar el agua, pero mucho menos para deshelar el hielo, por lo que mientras en el ecuador la temperatura media no está subiendo demasiado (la mayor parte de esa energía se utiliza para evaporar agua de mar), en los polos las temperaturas están subiendo y mucho. 

Así pues, la diferencia térmica entre el ecuador y los polos, que recordemos que es el motor de la corriente en chorro, está disminuyendo significativamente. Esto es, la corriente en chorro se frena, y sus meandros se hacen más y más acusados. Y entonces, esos meandros alcanzan nuestras latitudes. Y en consecuencia, recibimos constantes oleadas de aire muy frio procedente de Groenlandia, que golpean duro en el norte de la Península, propiciando situaciones de bajas temperaturas y lluvias aún en fechas claramente veraniegas.


La siguiente figura muestra las dos posibles situaciones: la normal (línea roja, marcada como "zonal flow") y la que se está desarrollando ahora (línea naranja, etiquetada como "meridional flow").
Fuente: The Crash Oil.

Es por ello por lo que los científicos franceses advertían de un año sin verano, con periodos extremadamente cálidos de 3-5 días seguidos de irrupciones de frio polar, significativas bajadas de temperaturas y lluvias copiosas. Y volver a empezar. La corriente en chorro, debilitada y más “serpenteante“ nos alcanzará constantemente, y sufriremos las consecuencias, como por ejemplo está pasando hoy (máxima prevista en Pamplona hoy, 3 de julio, es de solo 23ºC).

Así pues podemos resumir la situación como sigue. El Cambio Climático ya está aquí. El escenario que hemos vivido esta primavera estamos viviendo este verano es y será el habitual a partir de ahora. No hay solución a corto ni a medio plazo, probablemente la situación se agravará en los próximos años (la diferencia térmica entre los polos y el ecuador seguirá disminuyendo) y solo con decididas políticas de lucha contra el Cambio Climático podremos paliar estos efectos, con suerte, en unos cientos de años. 

Estas son las primeras y preocupantes consecuencias de nuestra política despilfarradora de energía. Estos son los resultados de la inacción de una clase política inepta,  incapaz, torpe e incompetente. Esto no es más que el principio, los primeros coletazos de un Cambio que ya está aquí, y llegó para quedarse. 

Podemos obviar todo esto, como hacen las autoridades y los medios de comunicación españoles, o afrontarlo, explicarlo, debatirlo, como se hace en Francia. Pero aquí ya sabemos la respuesta. La crisis, siempre la crisis (económica, está claro), es la excusa perfecta. Hay cosas más importantes de las que preocuparse. Es mejor esconder la porquería bajo la alfombra, ojos que no ven, corazón que no siente. Las ingentes pérdidas económicas en sectores como el turismo o la agricultura no son atribuibles a la acción humana, sino a la caótica estadística climática, y por lo tanto no tendrás coste electoral. Así de idiotas. Así de suicidas. Así de mostrenca es nuestra clase política. Así de cómplices callados e inermes los medios de comunicación, que se limita a ridiculizar lo que no entienden o no quieren entender.

Y ahora que lo sabes, decide que hacer. 

Lecturas altamente recomendables a este respecto:

Verano frío - Verano caliente, por el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá, Antonio Ruiz de Elvira.

Un año sin verano en el blog The Oil Crash, por AMT: Licenciado en CC. Físicas por la UAM (1993). Licenciado en CC. Matemáticas por la UAM (1994). Doctor en Física Teórica por la UAM (1998). Científico titular en el Institut de Ciències del Mar del CSIC.

Juan Goñi

0 comentarios:

Publicar un comentario