El otoño que tu eres.



Otoño en la Ribera de Navarra - Nafarroako erribera.
Por Cesc Jurado

Este otoño tiene fiebre. El mundo torcido anda buscando frio por los resquicios. Se caen las hojas secas y vuelan los murciélagos en las farolas. Florecen los prados equivocados. Todos extraviados y confundidos, bailando al son de una música desatinada. Detrás de los jardines vuelan los abejorros, las grullas ya se han ido, y al petirrojo se le ve la confusión bajo las alas. 


A veces veo nubes tras tus huellas, más allá del alambre que nos une. Y me nublo contigo porque se me cierra el cielo y se me ensombrece la voz y la música que se agita en mis arterias. Me contagio del sentir del bosque, y propago sin querer a veces infecciones, a veces buenas venturas. Trasmisión a dos bandas. Van y vienen las olas del sentir, y se advierten tormentas sin agua ni sentido. No comprendo pero no opino. Juzgar no abriga, y a veces hay que lamerse las heridas en la más estricta intimidad. Sospecho tempestades, pero hoy me he propuesto escuchar por encima del viento y elevarte por encima de la corteza del cielo para que se te acreciente el corazón. Si todo es siempre igual es que todo miente.


La Natura siempre sabe qué hacer. Confiemos. 


Cuando eres otoño confundido, entonces, me da por amar el otoño que tú eres. Eso es lo que haré, sin confundirme. Abrazo ceñido, con acuse de recibo, que revuela entre las palabras y la hojarasca. Encontraremos las salidas del laberinto, no lo dudes. Olvida el galimatías. Llegará el frio y después la primavera. Y el día menos pensado volverán las grullas a rasgar nuestros cielos compartidos. 

Confía en tus alas.


Juan Goñi


Øystein Sevåg - Trust your wings

Bendik Hofseth - Saxo tenor
Øystein Sevåg - teclados
Carl Størmer - percusión
 



0 comentarios:

Publicar un comentario