Biodiversidad.



Esta imagen de la Tierra es una de las 60 imágenes tomadas por la nave espacial Voyager 1 el 14 de febrero de 1990 a una distancia de aproximadamente 6 millones de kilómetros. En esta imagen la Tierra es un mero punto de luz. Aquí, en este puntito, está todo lo que amas, todo lo que odias, todo lo que comes y lo que respiras. Aquí estuvieron tus ancestros y estarán tus descendientes. Todos los héroes y todos los villanos, todos los tiranos y genocidas, todos los hombres santos. Te ruego que veas este pequeño video de esta imagen, con las palabras de Carl Sagan. Un minuto y medio en el que se condensa toda una forma de ver y de sentir nuestro hogar.



Aquí hace 3.500 millones de años tuvo lugar un acontecimiento singular, y que sepamos, único en el Universo conocido. El surgimiento de La Vida. Al principio, solo unas diminutas celulas.
Para que surgieran las primeras plantas acuáticas deberíamos esperar otros 3.000 millones de años. Hace "solo" 225 millones de años surgieron los primeros dinosaurios. Y por último, los primeros homínidos similares a nosotros datan de hace aproximadamente 1 millón de años.

3.500 millones de años han tardado en evolucionar todas las formas de vida que conocemos. Nosotros y las demás especies que compartimos este planeta formamos una comunidad global de diversidad, lo que llamamos Biodiversidad. En los últimos cien millones de años se ha producido un crecimiento neto de la biodiversidad sin paralelo en la historia de la vida.  La Tierra posee ahora más especies que en ningún otro periodo de su historia



Pero, ¿Cuántas especies hay en el mundo? Para esta sencilla pregunta, existe una sencilla respuesta: No lo sabemos. Casi todas las estimaciones están entre cinco y cincuenta millones, y algunas suben hasta cien. Para no embrollarnos con las cifras, actualmente se conocen 1.750.000 especies. Las cifras más conservadoras hablan de que la cifra real de especies existentes sería de 8 veces esa cantidad.  De cada 9 formas de vida que pueblan la Tierra, conocemos escasamente 1. Y cada año descubrimos 25.000 especies nuevas para la Ciencia.

Y ¿Habiendo tantas especies... por qué nos preocupamos por que desaparezcan "algunas"?.  La actual preocupación por la pérdida de biodiversidad no es debida al hecho de que desaparezcan algunas especies, sino porque parece claro que estamos asistiendo a una extinción masiva como la que dio lugar a la desaparición de los dinosaurios y otras grandes extinciones que se han dado a lo largo de la evolución de la vida. Y esas extinciones han constituido auténticos cataclismos. Lo que preocupa, pues, y muy seriamente, es la posibilidad de provocar una catástrofe que arrastre a la propia especie humana. Según Delibes de Castro, diferentes cálculos permiten estimar que se extinguen entre diez mil y cincuenta mil especies por año. Según Edward Wilson, uno de los ‘inventores’ de la palabra biodiversidad, anualmente desaparecen veintisiete mil especies, lo que supone setenta y dos diarias; tres cada hora una cifra fácil de retener. Descubrimos 25.000 especies al año, pero perdemos para siempre 27.000 formas de vida al año. La extinción va más rápido que nuestra Ciencia.



A este ritmo, en mil años desaparecerán todas las especies que pueblan la tierra. Incluidos nosotros. Aunque lo más probable es que mucho antes hayamos destruido el equilibrio global de la biosfera si seguimos arrancándole eslabones a la cadena de la Vida.

Sin embargo, movidos por intereses a corto plazo estamos destruyendo los bosques y selvas, los lagos, los rios, los mares…, sin comprender que es la variedad de ambientes lo que mantiene la diversidad y que las deforestaciones masivas e insostenibles privan de su hábitat a innumerables de especies. Estamos, además, envenenando suelos, aguas y aire haciendo desaparecer con plaguicidas y herbicidas miles de especies. Según un informe del año 2000 de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza, el 12% de las plantas, el 11% de las aves y el 25 % de las especies de mamíferos se han extinguido recientemente o están en peligro inminente de hacerlo. La directora de este organismo, fundado en 1948 y constituido por representantes gubernamentales de 76 países, 111 agencias medioambientales, 732 ONG y más de 10000 científicos y expertos de casi 200 países, señalaba que el aumento del número de especies en peligro crítico había sido una sorpresa desagradable incluso para aquéllos que están familiarizados con las crecientes amenazas a la biodiversidad: el ritmo de desaparición de especies era 50 veces mayor que el “natural”.



Por otra parte, existe el peligro de acelerar aún más el acoso a la biodiversidad con la utilización de los transgénicos. Puede parecer positivo, es verdad, modificar la carga genética de algunos alimentos para protegerlos contra enfermedades, plagas e incluso contra los productos dañinos que nosotros mismos hemos creado y esparcido en el ambiente. Pero esas especies transgénicas pueden tener efectos contraproducentes, en particular por su impacto sobre las especies naturales a las que pueden llegar a desplazar completamente. Sería necesario proceder a periodos suficientemente extensos de ensayo hasta tener garantías suficientes de su inocuidad. La batalla transgénica no enfrenta a los defensores de la modernidad con fundamentalistas de "lo natural", sino, una vez más, a quienes optan por el beneficio a corto plazo, sin sopesar los riesgos y las posibles repercusiones, con quienes exigen la aplicación del principio de prudencia, escarmentados por tantas aventuras de triste final.



Dependemos por completo de las plantas, animales, hongos y microorganismos que comparten el planeta con nosotros. Continuamente estamos ampliando el abanico de sustancias útiles que proceden de otros seres vivos, pero el ritmo de desaparición de especies es superior al de estos hallazgos y cada vez que desaparece una especie estamos perdiendo una alternativa para el futuro. La apuesta por la biodiversidad no es, pues, una opción entre otras, es, en nuestra opinión, la única opción.



Y ¿cuáles son los factores que amenazan globalmente la Biodiversidad? Son tantos que sería demasiado prolijo enumerarlos. Vamos más bien a esquematizarlos en estos 4:

1.- Cambio climático
2.- Especies invasoras.
3.- Contaminación.
4.- Modificación y fragmentación del habitat y sobreexplotación del mismo.
Vamos por partes:

Cambio climático.

Muy pocos científicos cuestionan ya la realidad del cambio climático. Los estudios más recientes identifican diversos extremos climáticos y pruebas que incluyen cambios en los vientos, las precipitaciones, la salinidad de los océanos, el hielo marino o las capas de hielo. En España, los fenómenos naturales extremos como la sequía o las lluvias torrenciales se harán más frecuentes y las temperaturas podrían subir hasta 8ºC a finales de siglo. Para frenar este problema, los expertos recomiendan tomar desde ya medidas drásticas en el actual modelo energético, y reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). En una encuesta del año 2008, el 83% de los españoles consideraron que el cambio climático es un problema "muy serio" y solo el 2% consideron que se ha exagerado. Según la misma encuesta 64% de los españoles cree que el Gobierno "no hace lo suficiente" en la lucha contra el cambio climático.



Los principales causantes del efecto invernadero son el tráfico y las centrales térmicas. El Gobierno de Navarra ha impulsado históricamente el tráfico rodado, construyendo devastadoras y costosísimas infraestructuras, infravalorando el trasporte público, primando el automóvil a cualquier otra opción. Y además, en enero del año pasado, ha aprobado una nueva ampliación de la central térmica de Castejón. El Gobierno de Navarra parece que pertence a ese 2% de la población al que el  problema del Cambio Clímatico les parece que se ha exagerado.

Especies invasoras.

Un total de 11.000 especies invasoras de microorganismos, plantas y animales habitan Europa en la actualidad. En concreto, España cuenta con 1.400 de estas especies no autóctonas, según el primer registro de esta clase a nivel continental elaborado por un equipo internacional, en el que ha participado el Consejo Superior de investigaciones Científicas. Concretamente las plantas invasoras son un verdadero problema para la Biodiversidad. Las comunidades autónomas que más han financiado la lucha contra las especies de estas plantas exóticas han sido Andalucía, Extremadura, Canarias y Valencia. Mientras, La Rioja, Castilla y León, Madrid, Melilla y Navarra no han invertido ni un solo euro para combatir las especies foráneas.



Entre los animales exóticos que provocan grandes problemas con nuestra Biodiversidad podemos citar al cangrejo americano, al mejillón cebra, al galápago de Forida, al avispón asiático, al visón americano, al koipú, o a las cotorras argentinas, entre muchos ejemplos.

Contaminación.

La contaminación es la introducción de un contaminante dentro de un ambiente natural que causa inestabilidad, desorden, daño o malestar en un ecosistema, en el medio físico o en un ser vivo. El contaminante, puede ser una sustancia química, energía, como sonido, calor, o luz, o incluso genes. El elemento contaminante, puede ser una sustancia extraña, energía, o sustancia natural, cuando es natural se llama contaminante cuando excede los niveles naturales normales. Es siempre una alteración negativa del estado natural del medio, y por lo general, se genera como consecuencia de la actividad humana.
Contaminación atmosférica, la liberación de químicos y partículas hacia la atmósfera. Los gases contaminantes del aire más comunes incluyen monóxido de carbono, dióxido de azufre, CFCs (clorofluorocarbonos) y óxidos de nitrógeno producidos por la industria y el motor de los vehículos.
Contaminación lumínica, incluye el traspaso de luz, sobre-iluminación e interferencia astronómica.
Contaminación por basura, las grandes acumulaciones de residuos y de basura son un problema cada día mayor, que se origina por las grandes aglomeraciones de población en las ciudades industrializadas o que están en proceso de urbanización.
Contaminación acústica, que comprende ruido de avenidas, ruido de aviones, ruido industrial también sonares de alta intensidad.
Contaminación del suelo, ocurre cuando químicos son liberados por un derrame o filtraciones bajo y sobre la tierra. Entre los contaminantes del suelo más significativos se encuentran los hidrocarburos, metales pesados, Metil tert-butil éter (MTBE), herbicidas, plaguicidas y organoclorados.
Contaminación radiactiva, resultado de las actividades en física atómica del siglo 20, como plantas nucleares e investigaciones en bombas nucleares, manufactura y uso materiales radioactivos.
Contaminación térmica, es un cambio en la temperatura de un cuerpo de agua causado por la influencia humana.
Contaminación visual, que puede referirse a la presencia de torres para el transporte de energía eléctrica, aerogeneradores, vallas publicitarias en carreteras y avenidas, Accidente geográficos con cicatrices (como en la minería a cielo abierto), almacenamiento abierto de basura o residuos urbanos municipales.
Contaminación hídrica: por la liberación de residuos y contaminantes en la superficie de escorrentías que drenan hacia ríos, o penetrando hacia agua subterránea, por derrames, descargas de aguas residuales, eutrofización o tirar basura. O por liberación descontrolada del gas de invernadero CO2 que produce la acidificación de los océanos. Los desechos marinos contaminan los océanos y costas y algunas veces se acumulan como en la gran mancha de basura del Pacífico.
Contaminación genética; es la transferencia incontrolada o no deseada de material genético (por medio de la fecundación) hacia una población salvaje. Tanto de organismos genéticamente modificados a otros no modificados, o de especies invasivas o no nativas hacia poblaciones nativas.
Contaminación electromagnética: es producida por las radiaciones del espectro electromagnético generadas por equipos electrónicos u otros elementos producto de la actividad humana, como torres de alta tensión, la telefonía celular, los electrodomésticos, etc.



La contaminación causa, según estudios oficiales, 14.000 muertes diarias en el mundo. Estudios independientes aseguran que esta cifra es ridícula, que la cifra real añade varios ceros a ese número. El impacto en la Biodiversidad es así mismo incalculable. A modo de ejemplo diremos que el Milano Real, una de nuestras más bellas aves rapaces, ha pasado en el mes de febrero a engrosar la lista de especies en peligro de extinción, y la causa de este dudoso honor corresponde al envenenamiento masivo de ejemplares, así como a las nefastas consecuencias que los aerogeneradores están teniendo en las poblaciones de aves en general, y en el Milano Real en particular.

Modificación y Sobreexplotación del hábitat.

La modificación del hábitat puede ocurrir de forma natural como consecuencia de sequías, epidemias, incendios, huracanes, corrimientos de tierra, erupciones volcánicas, terremotos, incrementos o reducciones ligeras de las temperaturas o precipitaciones estacionales, etc.
No obstante, la modificación del hábitat está generalmente inducida por actividades humanas como el cambio en el uso de la tierra, la modificación física de los ríos o la sustracción de agua de estos.


Una de las mayores modificaciones de hábitats a nivel masivo que se ha registrado en Europa en los últimos años ha sido precisamente en nuestra tierra. El Canal de Navarra está cambiando la fisonomía de la Zona Media de Navarra. Miles de hectáreas históricamente dedicadas al cultivo extensivo de secano se han convertido de la noche a la mañana en desiertos pintados de verde, con monocultivos de maíz y soja sobretodo, algunos de ellos transgénicos. Todas las especies asociadas a ambientes semiesteparios han desaparecido de amplias extensiones. Las aves, como excelentes bioindicadores que son, ya nos avisan, con su desaparición, del enorme daño que se ha hecho a la Biodiversidad de Navarra. Especies antes habituales de nuestros campos, como las alondras, las calandrias, las collalbas, los aguiluchos pálidos y cenizos, los cernícalos primilla o los mochuelos, prácticamente han desaparecido de toda esta zona de Navarra. El Canal de Navarra empezó su trágica historia con el pantano de Itoiz, que, recordemos, tuvo enormes problemas legales por afectar gravemente a un espacio natural protegido. Y así sigue su historia, acabando con la biodiversidad de una enorme extensión de Navarra. Y entre las criaturas afectadas se encuentra, como no puede ser de otra manera, el Hombre. El agricultor de Tafalla, de Artajona, de Lerin o Olite, el agricultor de cereal, está desapareciendo a favor de las grandes multinacionales agroalimentarias, y sus cultivos masivos, transgénicos en muchos casos y destructores del ecosistema en todos los casos.


El Pantano de Itoiz y el posterior Canal de Navarra se hicieron con el consentimiento de la mayor parte de las fuerzas políticas del Parlamento de Navarra (PSOE, UPN-PP, IU). Quizá muchos de esos parlamentarios no sabían que consecuencias tenían estas obras en la Biodiversidad de Navarra, ignorantes ellos de estos aspectos de la defensa de la Naturaleza (como de muchos más);  o si lo sabían prefirieron ignorarlo y mirar para otro lado. Muchos de aquellos parlamentarios todavía se sientan en el Palacio de Navarra, ajenos al destrozo, encantados de conocerse.

Ahora, 4 años después de que el pantano de Itoiz alcanzara por primera vez su cuota máxima, un estudio elaborado en la Facultad de Economía de la Universidad de Zaragoza concluye que el binomio Pantano de Itoiz – Canal de Navarra no será nunca rentable. El estudio económico está dirigido por Pedro Arrojo, ex presidente de la Fundación para una Nueva Cultura del Agua y premio Goldman 2003 de Medioambiente correspondiente a la región europea, y codirigido por Adolfo Jiménez y Jorge Bielsa.

Fragmentación del Hábitat.

La fragmentación de hábitat es un proceso de cambios ambientales importante para la evolución y biología de la conservación. Como su nombre implica, describe la aparición de discontinuidades (fragmentación) en el medio ambiente de un organismo. La fragmentación de hábitat puede ser causada por procesos geológicos que lentamente alteran la configuración del medio ambiente físico, o por actividades humanas, como por ejemplo, la conversión de tierras, lo cual puede alterar el medio ambiente de una forma mucho más rápida en la escala de tiempo. Se considera que los procesos geológicos sean una de las principales causas de especiación (fundamentalmente la especiación alopátrica), mientras que las actividades humanas estarían implicadas en la extinción de muchas especies.


Una de las formas más comunes en que la fragmentación de hábitat afecta a la biodiversidad es mediante la reducción de la disponibilidad de hábitat para plantas y animales. La fragmentación de hábitat involucra invariablemente un grado de destrucción de hábitat. Las plantas y animales en estas áreas son usualmente destruidos de forma directa. Los animales que poseen mayor capacidad de movimiento, como los pájaros, y los mamíferos, se retraen a los sectores remanentes del hábitat.
Los fragmentos remanentes del hábitat original, son lógicamente más pequeños que éste. Las especies animales de mayor movilidad, pueden hacer uso de varios fragmentos, mientras que aquéllas de movimiento limitado, tienen que arreglárselas con un único fragmento
El tamaño del fragmento influencia la cantidad de especies que estaban presentes en el momento en el que el fragmento fue creado, e influencia también, la capacidad de estas especies para permanecer en el fragmento. Los fragmentos de hábitat pequeños sólo pueden albergar pequeñas poblaciones de plantas y animales, y tales poblaciones son más susceptibles a la extinción. Fluctuaciones menores en el clima, recursos, u otros factores que serían rápidamente corregidos en poblaciones de gran tamaño pueden tener efectos catastróficos en pequeñas y aisladas poblaciones. En un área carente de fragmentación, una población en declive puede salvarse inmigrando a una zona con una nueva población emergente. En áreas fragmentadas, la distancia entre fragmentos puede impedir que esto ocurra. Los fragmentos de hábitat desocupados que están separados de una fuente de colonización por algún tipo de barrera, tienen una probabilidad mucho menor de ser repoblados, que los fragmentos adjuntos a otra zona.

Las fragmentaciones de hábitat llevan a un "efecto de borde" a los hábitats, donde los microcambios en el clima, luz, temperatura y viento pueden alterar la ecología alrededor del fragmento, y en porciones del interior y exterior del mismo. Los incendios se vuelven más comunes en áreas donde hay una caída en el índice de humedad y un aumento en la temperatura y el viento. Las especies exóticas y las plagas pueden establecerse con mayor facilidad en estos ambientes perturbados, y la proximidad de animales domésticos a menudo perturba la ecología natural de la zona. Además, el hábitat alrededor del borde del fragmento tiene diferentes climas y diferentes especies que en el interior del fragmento, en consecuencia, los fragmentos pequeños son desfavorables para las especies que requieren un hábitat interior.

A menudo la fragmentación de hábitat es causante de que las especies se vuelvan amenazadas o en peligro de extinción. La existencia de hábitats viables es un factor crítico para la supervivencia de cualquier especie.



Si hablamos de fragmentación del hábitat, tenemos por desgracia en Navarra otro ejemplo paradigmático: el TAV. El tren de alta velocidad reducirá en media hora la duración del viaje Pamplona-Madrid a costa de partir en dos tres cuartas partes de nuestra región. Esta barbaridad ha contado con la aprobación de prácticamente todas nuestras fuerzas políticas, que ven en el TAV una infraestructura “necesaria” y portadora de “riqueza” a nuestra tierra. Por de pronto, el TAV nos costará 675 millones de euros, si se cumplen los presupuestos, cosa nada habitual en esta tierra. Y además del coste económico, el TAV nos traerá una verdadera catástrofe medioambiental y una incalculable pérdida de biodiversidad.

Podríamos hablar de muchísimos otros ejemplos de atentados flagrantes contra la Biodiversidad, no me gustaría extenderme mucho, pero tampoco quiero perder la oportunidad de referirme a otra descabellada idea de repercusiones gravísimas en nuestro Patrimonio Natural, como es la proyectada cantera de Zilbeti, que si nadie lo remedia, asolará un paraje de incalculable valor natural y paisajístico, y que atentará de nuevo de forma incalculable contra nuestra biodiversidad. O de la inexplicable persistencia de un Polígono de Tiro en medio de un Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera, como es el de Bardenas. No nos merecemos estos gobernantes, no nos merecemos estos partidos políticos, que día no y día sí atentan contra nuestra riqueza natural, contra el futuro de nuestros hijos, contra la esperanza en un mundo sostenible y ecológicamente saludable, contra nuestro inalienable derecho a disfrutar de una Tierra sana y habitable.


Por todo ello desde “mírame! Navarra al Natural” apelamos por la defensa a ultranza de la Biodiversidad, de los valores ecológicos y paisajísticos de esta tierra sin par, que es Navarra. Por una Navarra libre de transgénicos y antinuclear, por una Navarra limpia, verde y fresca, por una Navarra al Natural.


Conocer para respetar, respetar para amar,
amar para defender.

2 comentarios:

Publicar un comentario