Incendios forestales en España.



Arde el país por los cuatro costados. Desaparecen verdes y arboledas, desaparecen futuros y presentes, se quema nuestro bote salvavidas, nuestra biodiversidad, nuestro patrimonio y nuestra Casa.

Parque Natural de Arribes del Duero: El fuego avanza con rapidez, descontrolado. Superficie quemada: desconocida.

O Barco de Valdeorras: El fuego ha destruido ya 1.200 hectáreas, incluidas valiosas masas forestales.

Parque Nacional de Garajonay (La Gomera): Se reactivan los fuegos que están carbonizando gran parte de la isla. El fuego se ha metido definitivamente en el Parque Nacional. Garajonay es (o era) el mejor bosque de laurisilva conocido del Viejo Mundo, alberga gran cantidad de especies endémicas. La riqueza biológica de este enclave es inconmensurable. Garajonay y su entorno está considerado como la segunda área de España con mayor número de especies amenazadas. No se espera que en las próximas horas pueda extinguirse este incendio, que avanza sin control.

Parque Nacional de Cabañeros: El incendio avanza sin control. Se calcula que el fuego ha podido destruir ya mil hectáreas de área arbolada de alto valor ecológico, insertas en uno de los que hasta ahora era uno de los ecosistemas mejor conservados de bosque mediterráneo adehesado. Entre las especies amenazadas por este fuego, el águila imperial, el buitre negro o el lince.

Parque Natural de Doñana: Parece que el fuego que se originó ayer en las proximidades del Parque Nacional de Doñana, dentro del perímetro del Parque Natural, se debió a una chispa causada por una máquina cortadora. La zona es de un valor ecológico incalculable a nivel mundial. Parece que el fuego podría haber destruido unas 180 hectáreas, y según las últimas noticias estaría controlado, que no extinguido.

Tenerife: Un gran incendio avanza sin control. Parece que podría haber consumido ya más de 800 hectáreas de alto valor ecológico.

Importantes fuegos activos o controlados hace pocas horas: en Llíber (Alicante), Valdeavero (Madrid), Béjar (Salamanca),Ger (Girona), zona del Alto Sil (León), Bustillo del Monte (Santander), Burgo de Ebro (Zaragoza), Ayuntamiento de León (León), Figueruela de abajo (Zamora, próximo a la Sierra de la Culebra), Anchuras (Ciudad Real), Abenójar (Ciudad Real), Carrascosa de Henares (Guadalajara), Villanueva de Bogas (Toledo)….

Los incendios que han tenido lugar durante lo que llevamos del año 2012 son incalculables. Hasta el pasado 5 de agosto, en España habían ardido más de 133.000 hectáreas de superficie forestal.  Los datos apuntan a que en 2012 se batirán records tanto en superficie quemada como en número de incendios.

Solo estamos a 12 de agosto. ¿Qué más nos espera?

Desde las instituciones se nos trasmite el mensaje de que las condiciones climáticas actuales son las causas de este desastre medioambiental sin parangón. La realidad es que, entre sus responsabilidades está el garantizar un Medio Ambiente sano y a salvo. Si un dirigente no puede, no sabe o no quiere cumplir con sus responsabilidades, lo más ético es dimitir de inmediato. La última responsabilidad de estos fuegos la tienen los diversos gobiernos autonómicos, que con su dejadez en la gestión forestal, han convertido a este país en una tea ardiente y desolada.

En un próximo post explicaré porque la mayor responsabilidad de estos desastres está en algunos de nuestros dirigentes políticos, y en su nula sensibilidad ambiental.

Juan Goñi

1 comentarios:

Publicar un comentario